PRESENTACIÓN


En la actualidad es de sobra conocida la importancia de las nuevas tecnologías para la prosperidad de empresas y autónomos. La abogacía, anclada en algunos casos en el pasado, debe igualmente afrontar este nuevo reto que supone para los profesionales del derecho estar actualizados en los medios tecnológicos. Medios como este Blog a través del cual me presento.

Pero no son sólo los profesionales del derecho los que deben reinterpretarse como asegura Richard Susskin, también debe inculcarse en el ciudadano una idea básica: “Los abogados estamos más para evitar los problemas que para resolverlos en los tribunales”.

Si algo estamos aprendiendo de la crisis económica y social que nos rodea, es que “el todo vale” que hasta ahora se abanderaba y gracias al cual se han enriquecido rápidamente tantas empresas y profesionales, no va a ser el método de trabajo de quienes quieran prevalecer y prosperar. Así que está claro que el asesor jurídico, el consultor, el abogado en definitiva, debe estar presente antes de la toma de decisiones que tengan relevancia jurídica a fin de prevenir situaciones que en algunos casos resultan incorregibles.

Un ejemplo lo tenemos en la situación actual de las entidades deportivas españolas. Una pésima gestión amparada en el “todo vale” antes mencionado tiene como resultado que el 90% de las entidades deportivas europeas declaradas en Concurso de acreedores son españolas.

Debemos valorar la actuación del profesional que evita al cliente la ardua tarea de acudir a los Tribunales de Justicia que tantas sorpresas nos deparan. Y para evitarlo debemos apostar por consultar las cuestiones en su momento oportuno.

Esta es mi filosofía de trabajo. Filosofía que resulta claramente beneficiosa para el cliente según me confirma mi experiencia profesional hasta la fecha.

Mi formación y mi experiencia profesional y personal en diversas áreas relacionadas con el derecho me permiten ofrecer un servicio de asesoramiento de calidad.